Matt Ryan y Julio Jones hicieron “pomada” a la defensa de Carolina, catalogada como una de las mejores de la NFL, y guiaron a Atlanta a su tercer triunfo del año, mientras que los subcampeones parecen ir en caída libre con su tercer descalabro en cuatro partidos.

El mariscal de los Falcons impuso récord para la franquicia con 503 yardas por aire esta tarde y puso cuatro de sus pases en las diagonales, mientras que el receptor Jones registró 300 yardas en recepciones, también nueva marca para el equipo.

Como si la paliza de 48-33 no fuera suficiente, los Panthers vieron cómo Cam Newton tuvo que abandonar el juego en el último cuarto por síntomas de conmoción producto de un brutal impacto en una conversión de dos puntos.

De hecho, Carolina logró 23 de sus puntos en el cuarto periodo, haciendo un poco más decorosa su segunda derrota consecutiva.