Pittsburgh, Pensilvania─ Las lesiones obligaron a que Ben Roethlisberger, Antonio Brown y Le’Veon Bell esperaran durante tres campañas la oportunidad de jugar juntos en un partido de playoffs. El siguiente duelo de los tres astros de Pittsburgh en postemporada no demorará tanto.

Bell impuso un récord de la franquicia en los playoffs al correr para 167 yardas con dos anotaciones; Brown atrapó cinco pases de Roethlisberger para 124 yardas y un par de touchdowns en el primer cuarto, y los Acereros aplastaron el domingo 30-12 a unos diezmados y erráticos Delfines de Miami.

Pittsburgh (12-5) logró su octava victoria consecutiva y se vengó de la derrota que le propinaron los Delfines (10-7) a mediados de octubre. El próximo domingo, visitará a Kansas City (12-4), campeón de la División Oeste de la Conferencia Americana.

El 2 de octubre, los Acereros apabullaron 43-14 a los Jefes.

Los Delfines trataron de dar pelea y de argumentar que no se amedrentarían por el frío de 12 grados bajo cero. Usaron mangas cortas durante el calentamiento previo al partido.

Pero Ryan Shazier, linebacker de los Acereros, se mostró aún más temerario, pues corrió con el torso desnudo. Dejó claro así el mensaje de que los jugadores de Pittsburgh se sienten cómodos en esta temporada del año.