Clemson le pasó por encima a Alabama y retomó el cetro que obtuvo dos años atrás ante el mismo rival. Fue la venganza perfecta luego de perder en Semifinales un año atrás para ahora imponerse 44-16 en la tercera Final en cuatro años del Campeonato Nacional entre ambos. Por tercera ocasión en su historia y con un gran juego ofensivo, Clemson se llevó el título tras una abrumante victoria ante Alabama, que sufrió bajo el mando de Nick Saban la segunda derrota de su historia en el juego definitorio, ambas ante Tigers. Clemson se convirtió así en el primer equipo con marca de 15-0 desde 1897 cuando lo consiguió Penn.