MÉXICO — El acuerdo entre Cruz Azul y Boca Juniors por el traspaso del volante Iván Marcone es total, aunque La Máquina está a la espera de lo más importante: el monto del jugador.

Fuentes a ESPN revelaron que Ricardo Peláez, director deportivo del cuadro cementero, tiene instrucciones de no dejar ir al mediocampista hasta que Boca Juniors haga el depósito del fichaje por ocho millones de dólares.

Esta situación tiene inquieto a Cruz Azul desde el pasado lunes, pues temen que en caso que los Xeneizes no hagan el pago pactado, surja una presión de parte del representante de Marcone, Christian Bragarnik.

En tanto, el mediocampista entrenó con normalidad en las instalaciones de La Noria este jueves, todavía a la expectativa de que se resuelva su situación en las próximas horas.

Al igual que el miércoles, Marcone estuvo con sus compañeros al comienzo de la práctica sin problema alguno todavía como parte del grupo.

Justamente el miércoles, como se informó en este espacio, el argentino de 28 años reunió a sus compañeros y cuerpo técnico para informarles su situación y la alta posibilidad de que sea cuestión de horas para que se llegue a un acuerdo y viaje a Argentina, algo que no quiere hacer sin antes despedirse del grupo que lo arropó desde junio del año pasado.