Nueva York— Ésta es la época del año cuando cualquier reporte de lesiones llama la atención.

¿D’Angelo Russell ausente en la alineación de Golden State en Washington el lunes?

Mmm.

¿Tristan Thompson fuera para el partido de los Cavaliers en Nueva York la misma noche?

Interesante.

Eso se debe a que estamos en la semana del plazo para canjes en la NBA, cuando los equipos tienen que ser cuidadosos con el físico de los jugadores a quienes pudieran tratar de canjear.

El plazo expira mañana a la 1 p.m. hora de esta frontera. Llega temprano ahora, luego que la NBA lo sacó de su usual puesto en el calendario, después del Juego de Estrellas, a su puesto actual una semana antes. Les permite a los jugadores canjeados usar la pausa para adaptarse a su nuevo entorno, en lugar de regresar a un equipo que pudiera tener que canjearlos un par de días después.

Russell pudiera estar haciendo ese ajuste. Ha contemplado la posibilidad del canje desde el momento en que los Warriors lo adquirieron de Brooklyn en julio, mientras Kevin Durant se instalada en el otro extremo del país. Russell es un armador que viene de su primera campaña como ‘All-Star’, tiene un contrato de varios años y juega en un equipo de los Warriors que eventualmente tendrá de regreso a Stephen Curry y Klay Thompson.