Calabasas, California— El piloto que murió junto con el exbasquetbolista Kobe Bryant y otras siete personas había dicho a los controladores de tráfico aéreo, en su última comunicación por radio, que buscaría elevar su helicóptero para evitar una capa de nubes, dijo ayer una investigadora del accidente.

El radar indica que el helicóptero llegó a una altura de 701 metros (2 mil 300 pies) el domingo por la mañana, antes de descender.

Los restos de la aeronave se encontraron a 331 metros (mil 085 pies), dijo Jennifer Homendy, investigadora de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB), durante una conferencia de prensa realizada ayer por la tarde.

Los investigadores de la NTSB se presentaron durante la jornada en el lugar del accidente para recabar evidencias.

“La zona donde hay restos del helicóptero es bastante extensa”, explicó Homendy.

“Una pieza de la cola está al pie de la colina. El fuselaje está en el otro costado de esa colina. Y el rotor principal se encuentra a unas 100 yardas (91 metros)”.

Algunos expertos sugirieron que el piloto pudo haberse desorientado debido a la niebla, pero Homendy comentó que los equipos de investigación analizarán todo, desde los antecedentes del operador de la nave hasta los motores.