New York Yankees aprovechó una salida por lesión del abridor Chris Sale, armó un rally de ocho carreras en la cuarta y venció a Boston Red Sox.

Gerrit Cole hizo retroceder a Rafael Devers y ponchó a 12 rivales en siete entradas lanzadas, Matt Carpenter impulsó tres carreras más y New York Yankees volvió a apabullar a Boston Red Sox con una victoria por 13-2 después de que el as de los Medias Rojas, Chris Sale, se fracturó el dedo meñique izquierdo en la primera entrada tras un pelotazo en la jornada de este domingo 17 de julio en la MLB.

Los Yankees alcanzaron doble digito de carreras por decimosexta vez en la temporada (ningún otro equipo tiene más de 10 juegos de este tipo) y llegaron al receso del All-Star Game 2022 con el mejor récord de las Grandes Ligas de 64-28.

Sus 64 victorias igualaron a los Astros de 2018 por la tercera mayor cantidad antes del receso desde que el Juego de Estrellas se empezó a celebrar en 1933. Cole (9-2) sacó a Devers del plato con una recta baja de 99 mph en su primer lanzamiento después de permitirle dos jonrones el 7 de julio en Boston.

Devers fulminó con la mirada a Cole desde el suelo y luego se ponchó abanicando una recta alta. Carpenter conectó un rodado productor en una primera entrada de tres carreras y agregó un doble de dos anotaciones más en un rally de ocho carreras durante la cuarta entrada.

Carpenter impulsó 10 carreras en los últimos dos juegos y tiene 34 carreras impulsadas en 31 juegos desde que se unió a los Yankees el 26 de mayo.

Aaron Hicks conectó un par de sencillos productores, incluyendo el golpe que fracturó el dedo meñique izquierdo de Sale. Sale gritó de dolor y emprendió el camino al vestidor cuando la pelota seguía en el jardín derecho.

Sale (0-1) estaba haciendo su segunda apertura en la temporada luego de perderse los primeros tres meses de campaña por una fractura en la costilla derecha, lesión que sufrió mientras trabajaba por su cuenta durante el paro laboral de las Grandes Ligas el pasado invierno.