El rejoneador Emiliano Gamero fue el triunfador de la Corrida de Pascua al cortar dos orejas anoche, ante casi una media entrada en la plaza de toros Alberto Balderas, en una tarde en la que los toros en general no se prestaron para el lucimiento de los matadores.

El mexicano Jorge Hernández Garate le cortó una oreja al primero de la tarde, de nombre Juarense, de 500 kilogamos de peso y de la ganadería Refugio de la Peña. Se segundo del día, de nombre Tradicional, se lo brindó a Álvaro Navarro Garate, directivo del FC Bravos, pero no pudo matarlo e intentó hacerlo a pie, lo que logró hasta el tercer intento, después de haber sufrido una caída cerca de las tablas.

El colombiano Andrés Rozo recibió algunos aplausos en su primero del día, Silente, y ante el segundo y último del festejo, Pascual, hizo un esfuerzo extra para tratar de sacarle lo mejor, pues el animal no respondía para la faena y aunque falló en su primer intento por matar el juez le concedió una oreja ante la presión del público.