En un duelo épico, digno de recordar por la entrega que dieron los jugadores de la selección Juárez B para obtener el título del Campeonato Estatal Selectivo de Beisbol, Master 40-49 años, al vencer en la final a Parral por marcador 7-6.

 

La novena juarense, la que llegó como el “Caballo negro” dio la sorpresa de principio a fin, al llegar de manera invicta al juego por el título.

 

En su juego inaugural, que se realizó el viernes, el equipo blanco empezó a mostrar la casta al sacarle el juego a Delicias, por marcador 4-3. Para el segundo partido, se impuso a Camargo 4-1.

 

Para el segundo día de actividades, Juárez B salió avante en sus duelos ante Nuevo Casas Grandes y Parral, al doblegarlos 5-4 y 10-9, de manera respectiva.

 

En el duelo ante los parralenses, último del rol regular, se reflejó lo que pasaría en la final. El cuadro visitante aprovechó las distracciones de Juárez para tomar una amplia ventaja de 7-0, pero jamás se esperaron que los fronterizos reaccionarían bravamente para darle vuelta al tanteador y quedarse con la victoria.

 

Con este triunfo, Juárez B avanzó a las semifinales como primer lugar y enfrentó a Juárez A, fue un duelo de invictos, de hermanos, pero esa fraternidad se olvidó en el diamante, el equipo rojo quería refrendar el título, pero el B calló bocas y derrotó 3-0 a su hermano mayor, para avanzar a la final, donde enfrentaría a Parral, nuevamente.

 

El diamante ardía, por el extremo calor que se vivió este domingo en Ciudad Juárez, en los rostros de los jugadores se notaba el cansancio, pero el orgullo por jugar la final los mantenía de pie.

 

El juego estuvo parejo en la primera entrada, pero en el segundo capítulo las cosas cambiaron, Parral se ponía adelante con 6 carreras.

 

Las posibilidades de acercarse nadie las contemplaba, la afición juarense ya daba por perdida la final, pero llegó el cuarto episodio y la selección blanca reaccionó y despertó la esperanza al acercarse con 3 anotaciones.

 

Los juarenses no bajaron los brazos y la presión no dominó. En la quinta entrada estallaron los palos y emparejaron los cartones 6-6.

 

En el séptimo y último inning, el lanzador Armando Ruíz maniató a los tres bateadores de Parral, para dejarle todo el trabajo a los ofensivos fronterizos.

 

Los nervios invadían el graderío, había casa llena y dos outs en la pizarra, el turno al bat era para David Cháirez, quien esperó una buena bola para conectarla y mandarla al jardín izquierdo y sellar la victoria para darle a Juárez el bicampeonato.