La gran familia beisbolera de Ciudad Juárez lamentaron el reciente fallecimiento del cubano Mike Brito, quien más allá de haber sido el scout de los Dodgers de los Ángeles, se convirtió en un amigo incondicional de la afición fronteriza.

 

“Mi corazón está triste hoy. Mike Brito fue un gran hombre, clave del éxito como buscador de talentos dentro y fuera del terreno. Nadie amó más a la organización de los Dodgers que Mike, y todos lo extrañaremos mucho. Rezo por su esposa, Rosario y por todos su familiares y amigos”, compartió Gabriel Cereceres promotor de varios equipos infantiles en esta localidad    del cazatalentos.

 

El promotor deportivo se refirió a Mike Brito como una persona muy amable, bondadosa y con gran carisma para hacer amistades dentro del rey de los deportes adentro y fuera del centro del diamante.

 

Destaco que el ex explorador de los Dodgers de los Ángeles de las Grandes Ligas del Beisbol siempre mostraba una gran alegría y que disfrutaba del rey de los deportes con grandes conocimientos en el lenguaje de esta disciplina.

 

Agrego “Mike pronosticaba muchas cosas del futuro que podían tener peloteros mexicanos en la gran carpa y que era un hombre que era todo beisbol”, enfatizo Cereceres.

 

En relación a los peloteros juarenses, Mike Brito aseguraba que existía un gran talento y con grandes posibilidades de llegar a las grandes ligas.

El ex buscador de talentos de los Dodgers de los Ángeles de las grandes ligas en los Estados Unidos dejo grandes amigos en Ciudad Juárez tal es el caso del ex pitcher de los Saraperos de Saltillo José “Peluche” Pena y el propio ex campeón de boxeo José Ángel “Mantequilla” Nápoles que fue a quien busco la primera vez que visito esta fronteriza ciudad.

 

Mike Brito, el cazatalentos de los Dodgers de Los Ángeles, clave en la contratación de Fernando Valenzuela y quien se volvió un personaje famoso del equipo con su sombrero Panamá, su puro y su pistola de radar, falleció el jueves. Tenía 87 años.

 

Los Dodgers anunciaron el deceso al público, antes del juego ante los Cachorros de Chicago. Luego, se guardó un minuto de silencio en memoria del cubano Brito.