Cortesia

CULIACÁN– Gabriel Caballero salió del estadio Banorte con un semblante optimista. El timonel de los Bravos de Juárez aseguró que en casa tienen una buena oportunidad de darle la vuelta al marcador global y demostrar porqué fueron el primer lugar de la tabla general.

“Este 2-0 no me espanta, es un resultado que se puede revertir”, aseveró el argentino al término de la ida de la semifinal ante Dorados.

De la misma forma, Caballero, quien ya tiene experiencia en el circuito de plata, reconoció que hubo ciertas cuestiones que sus pupilos dejaron de hacer y eso fue lo que les costó la derrota.

“La liguilla es otro torneo y los rivales son más difíciles. Hoy hicimos lo mismo que siempre, pero cometimos más errores”, finalizó.