Encadenar temporadas victoriosas no bastaron para que Brian Flores retuviera su puesto como entrenador en jefe de los Dolphins de Miami.

Los Dolphins despidieron el lunes a Flores, una decisión que de cierta forma sorprendió apenas 24 horas después que el equipo cerrase la temporada regular con foja de 9-8 y un triunfo ante Nueva Inglaterra.

El cese de Flores se sumó a los de Mike Zimmer y Matt Nagy, sus contraparte en los Vikings de Minnesota y los Bears de Chicago, respectivamente. Ambas franquicias despidieron a sus gerentes generales: Minnesota a Rick Spielman y Chicago a Ryan Pace.

Minnesota cambiará de dirección tras quedar fuera de los playoffs por segundo año seguido. Zimmer acumuló una marca de 72-56-1 en ocho temporadas, y de 2-3 en los playoffs.

La suerte de Nagy estaba echada tras una campaña de 6-11 con los Bears y que culminó con una derrota en Minnesota el domingo. Nagy tuvo foja de 34-31 en cuatro temporadas.

Flores amasó un registro de 24-25 en sus tres campañas en Miami, sin poder clasificarles a los playoffs. El conjunto cerró esta temporada con ocho victorias en sus últimos nueve partidos.

“Tomé la decisión de romper el vínculo con Brian Flores”, dijo el entrenador de los Dolphins Stephen Ross. “Después de evaluar nuestro presente como organización y lo que necesitamos hacer para seguir adelante, determiné que dinámicas claves de nuestra organización no funcionaban al nivel que yo quiereo y siento que esta decisión se apega a los mejores intereses de los Dolphins de Miami”.

Ross se graduó en la Universidad de Michigan y el máximo donante en la historia de ese centro acadécmico, y se conjetura que los Dolphins podrían incluir al entrenador de los Wolverines Jim Harbaugh en la lista de candidatos para tomar las riendas.