Rock Hill.- Un autopsia reveló una grave daño cerebral en el lóbulo frontal del exjugador de la NFL que mató a tiros a cinco personas antes de suicidarse en abril, las autoridades informaron el martes.

Los 20 años que Phillip Adams estuvo jugando fútbol americano “sin duda … propiciaron” el diagnóstico de encefalopatía traumática crónica de etapa 2, dijo la doctora Ann McKee, quien examinó su cerebro.

Las autoridades señalaron que Adams mató al médico Robert Lesslie; su esposa, Barbara; dos de sus nietos, Adah Lesslie, de 9 años, y Noah Lesslie, de 5, el 7 de abril, en Rock Hill, Carolina del Sur. Las otras víctimas fueron dos empleados de ventilación que se encontraban trabajando en la residencia de los Lesslies, James Lewis y Robert Shook, ambos de 38 años. La policía encontró a Adams muerto, con un disparo en la cabeza.

ETC, como se le conoce a la enfermedad degenerativa cerebral, es un padecimiento atribuido a traumatismos repetidos en la cabeza y conmociones. Se ha demostrado que causa diversos síntomas, como arrebatos de ira y pérdida de memoria.