Una dinámica de plática y prácticas con el equipo de baloncesto Salvajes de Ciudad Juárez, tuvieron hoy los estudiantes de los Centros de Atención Social y Educativa para las Familias (CASEF), como parte de las estrategias implementadas por la presidenta del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia de Juárez, Rubí Enríquez, para ofrecerles una formación integral donde los valores son parte esencial.

Asimismo, en el marco del Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz, alrededor de 40 estudiantes de primaria, secundaria y preparatoria de los CASEF Zapata y Sevilla intercambiaron impresiones con ocho jóvenes integrantes de Salvajes de Ciudad Juárez, donde el entrenador Javier Mendoza y su asistente Carlos Ochoa, charlaron sobre los testimonios inspiradores de los deportistas locales y su pasión por el baloncesto.

“Somos un equipo juarense que nos enorgullece mucho representar a nuestra ciudad, y queremos no solamente ser jugadores de basquetbol sino personas integras que puedan hacer un cambio en la sociedad, que puedan vernos que si yo puedo lograr esto, ustedes también pueden hacerlo”, enfatizó el entrenador Mendoza.

Les dijo que todo tiene que ver con la disciplina y el sacrificio para lograr alcanzar la meta, de igual forma agradeció al presidente Cruz Pérez Cuéllar por el apoyo que le está brindando al deporte, no solo al basquetbol, sino a todas las disciplinas.

Por su parte, el asistente del entrenador, Carlos Ochoa, subrayó en el gran trabajo que está haciendo el presidente Cruz Pérez Cuéllar y su esposa Rubí Enríquez en torno al deporte.

“Es la primera vez que me toca ver que un alcalde se involucra y apoya tanto al deporte, sabemos que si los jóvenes están en la escuela y haciendo deporte, las condiciones de violencia irán desapareciendo porque el deporte trae paz y equilibrio en la vida de las personas”, subrayó Ochoa, un juarense que ha dedicado su vida al deporte y al apoyo de nuevos talentos, no solo en Juárez sino en todo el estado.

Al término de la charla, niñas, niños y adolescentes junto a los invitados llevaron a cabo un partido amistoso donde los jóvenes demostraron de qué están hechos y las ganas de destacar en el deporte, con algunas jugadas maestras frente a los profesionales.

“Me llevo la idea de que con esfuerzo todo se puede lograr y la paz se consigue haciendo aquello que está bien y te hace sentir orgulloso’’, dijo Carol Orozco de la preparatoria en Sevilla.