Ciudad de México- Ricardo Ferretti y quien esté ligado al futbol que regula la FIFA tendrá que adaptar su comportamiento a fin de no mostrar actitudes en contra de los valores por los cuales vela el organismo.

Ya no hay pretexto. La Federación Internacional de Futbol Asociación ha trabajado bajo la línea de cero tolerancia a cualquier forma de racismo y discriminación, por lo que sus Confederaciones, Federaciones y demás afiliados deben responder a su ideología.

En el 2016, la FIFA labró su plan “2.0, El futuro del futbol” donde urgía, entre otros asuntos, apuntalar la lucha contra los actos racistas y discriminatorios.

“La FIFA desempeña un papel activo en la promoción del deporte como instrumento para el desarrollo social, la lucha contra el racismo y la discriminación en todas sus formas”, se lee en el plan.

A partir de entonces, el órgano rector ha puesto hincapié en las Federaciones para terminar con esas prácticas dentro y fuera de los estadios, por lo cual la Comisión Disciplinaria de la FMF deberá penalizar a Ferretti por sus declaraciones tras el partido Tigres vs. FC Juárez, según el Código Disciplinario de la FIFA y el de la propia Federación Mexicana.

Las explicaciones del DT de Bravos respecto a no estar actualizado en redes sociales o que lo comentó en tono de broma, no dan un escape a la nueva responsabilidad social que pregona FIFA.